Vocaciones y performances

Cuando era pequeña daba clases imaginarias en una pizarra que tenía en el balcón. Primero le explicaba las lecciones a mi hermano, pero a veces él no estaba y yo seguía hablando sola. También en ocasiones no estaba ni la pizarra, pero eso no impedía que yo siguiera escribiendo sobre los tochos que, en un primer momento, eran naranjas.

South Park  GIF - Find & Share on GIPHY

Yo quería ser profesora. El primer motivo para quererlo era para poder pegar rollos a la gente, y la segunda razón era para poder usar pilots rojos y verdes para corregir exámenes. Quería escribir esos garabatos que fingían ser letras B, y que indicaban que el ejercicio estaba correcto. Hacer esas correcciones daban una superioridad moral a nuestros profesores que yo envidiaba bastante. – ¿Qué pone aquí? – No tienes por qué saberlo, niño. Es un lenguaje interno de jeroglíficos que hace que todos los docentes seamos más guays que tú. Muahahaha

Otro tema del que también era fan era de hacer performances. Recuerdo un baile, sin música, que hice vestida de gitana y tacones rojos con topos blancos. Mi espectáculo duró poco porqué alguien se empezó a reír mientras lo hacía y sentí que mi arte flamenco, inspirado en Marisol, no estaba siendo aceptado. Así que paré muy indignada.

Yo quería ser como esa niña, ponerme a cantar en el autobús y que me siguiera hasta el conductor haciendo coros. Era una pena que el resto de la sociedad no quisiera acompañarme con las palmas, cuando decidiera ponerme a cantar en la calle.

Así que ya que no podía ser una niña prodigio, empecé a mirar más allá de nuestras fronteras y me fijé en esas cinco chicas londinenses con escotes, que revolucionaban la hora del patio de mi colegio. Cuando llegaban las once del mediodía, toda la escuela se ponía en grupitos de cinco para hacer coreografías. Exceptuando la gente que quería jugar a fútbol. De hecho eran las dos únicas cosas que se hacían en mi patio: Fútbol y Spice. Muy Beckham todo.

Yo fui elegida para interpretar a Melanie B en una clase de plástica. Un honor. Pero aunque actualmente con mi pelo rizado y bien cuidado puedo colar como afroamericana si me maquillo un poco, en ese momento llevaba un cabello bastante extraño, estirado con cepillo y con una gran habilidad para despeinarse solamente llegar al colegio. De hecho, mi introducción del Wannabe se vio un poco tipo esto:

David Firth GIF - Find & Share on GIPHY

El boom de estas chicas pasó rápido, al menos para el resto del mundo, así que cambié de tercio y decidí que quería ser actriz. Básicamente para poder liarme con Leonardo DiCaprio y que me pagaran por ello. Eso decía yo a todo el mundo. El resto de cosas relacionadas con esta profesión me daban mucha vergüenza, pero como pesaba bastante el motivo principal, obvié todo lo demás.

Por aquellos tiempos quise apuntarme a teatro, pero no sé por qué razón, mi búsqueda de actividades extra-escolares no acabó de salir bien. Solo me ofrecían hacer cosas tipo pintar decorados, hacer disfraces o jugar a la gallinita ciega. Y todo eso no me iba a acercar a Jack Dawson, así que dije que no.

Love GIF - Find & Share on GIPHY

Pero bueno, sí que hice una obra de teatro en el colegio. Fue en clase de castellano cuando tenía unos doce años. No me morreaba con ningún actor de Hollywood, pero sí que fue bastante divertido. La obra de teatro se llamaba La Isla de los Determinantes, y yo interpretaba a una especie de borracha que se desmayaba después de construir una frase con demostrativos.

Fue el mejor papel de mi carrera, y el único. Ya que poco después descarté lo de ser actriz, porqué me di cuenta que mentía muy mal en el juego del asesino. Y digo yo que eso es básico para poder pasar un casting.

6 thoughts on “Vocaciones y performances

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *